“El panorama de la comunicación es lamentable” Por Osvaldo Da Costa - Director del Dpto. de Ciencias de la Comunicación – Facultad de Humanas.  

Tras asumir como Director del Departamento de Cs de la Comunicación, Osvaldo Da Costa dio su mirada crítica sobre la política comunicacional en Argentina. Aseguró que desde el 2015 se está dando un proceso de re hiper concentración de los medios tradicionales y de la tecnología de avanzada en pocas manos. Casi no hay voces opositoras en este momento”, dijo.

A pesar de las promesas de campaña de fomentar la pluralidad de voces y terminar con la persecución del periodismo crítico, desde la llegada de Cambiemos al gobierno nacional más de 2 mil trabajadores de medios de comunicación perdieron su fuente laboral. Despidos, canales que cierran, escasa pluralidad de voces, quita de publicidad oficial: la situación comunicacional en Argentina no parece ser muy favorable. El nuevo director del departamento de Comunicación brinda su mirada crítica sobre el panorama de la comunicación en el país y en Río Cuarto.

 

¿Cómo describiría el panorama actual de la comunicación?

Lo que vemos a partir  del 2015, particularmente, a partir de la derogación de varios artículos de la ley de medios de comunicación audiovisual es que se ha vuelto a favorecer la concentración en muy pocas manos de la titularidad del servicio de comunicación audiovisual.

Por un lado hay un proceso de re hiper concentración  de  medios tradicionales en pocas manos y por el otro lado esas mismas manos están avanzando muchísimo en el dominio de la tecnología de avanzada. Hoy los medios de comunicación tradicionales son además titulares de satélites, de  empresas telefónicas..

Hasta hace poco no podían acceder a esta  tecnología en virtud de que desde la política anterior se intentaba no generar  monstruos que terminarán condicionando hasta el interés nacional. Hoy esos monstruos existen.

 

¿Qué produjo este panorama a nivel laboral? El público se ve afectado?

 En el ámbito laboral este panorama lo primero que  produjo fue el desarme de todos los canales alternativos que habían surgido, quitándole la publicidad, reduciendo el personal renovando los contratos. Todo esto generó una caída muy notable en la calidad de los espacios. La falta de personal produce que los medios terminen bajando productos enlatados, un ejemplo de esto es Canal Encuentro, Paka Paka, la propia tv pública.

 

 ¿“El desarme”  también se produjo en los medios hegemónicos?

Sí. En la comunicación tradicional también se han producido cierres de medios de comunicación. Cerró la empresa DyN que era la agencia de noticias históricas. Cerró el diario Día a Día qué es la edición B de La Voz del Interior.

Además se ha castigado a los medios de comunicación que no responden a la línea editorial que pretende el gobierno nacional principalmente a través de la quita de publicidad oficial.  Este castigo lo han sufrido radios importantes a nivel nacional como América, del plata y AM 750 y a nivel de prensa gráfica uno de los medios más castigados fue Página 12.

Cómo será la influencia de la pauta publicitaria y del poder del gobierno nacional que obligó a Página 12 a prescindir de Verbinski quien fue la estrella del diario durante 30 años.

 

Teniendo en cuenta este panorama, ¿existe la absoluta libertad de prensa en los medios?

Hoy en día es relativa esa libertad.  Al margen de la hiperconcentración que se está registrando, en la comunicación tradicional se ha puesto muy en crisis el modelo de comercialización de los productos. Ésto es porque hoy la rentabilidad se impone sobre cualquier criterio comunicacional. La rentabilidad  y la conjunción del acuerdo que existe en los medios con el  gobierno y  la justicia es lo que está hace que hoy sea discutible hablar de libertad de prensa en el país. Casi no hay voces opositoras en este momento.

 

¿La libertad que ud. dice que no se encuentra en los medios, la encontramos en las redes sociales?

No. Lo que suponemos que es libre, democrático también está condicionado políticamente.

Las redes son un claro ejemplo de esto. Uno no se encuentra primero con lo que quiere sino con distintas publicidades, intereses que maneja el propio sistema y que se pone en primer lugar para que lo veas. En Buenos Aires hay wifi libre en los subtes, las plazas, y uno se piensa que es gratuito pero en realidad para acceder a esa red uno firma un contrato, entre las condiciones que firmás está el acepto la utilización de mi imagen. La gratuidad tiene un precio.

 

 ¿Qué hacer frente a esta situación comunicacional ?

Estamos en una situación muy difícil. El panorama comunicacional es lamentable pero hay que aceptarlo porque esta es la realidad no podemos quejarnos  por lo que  debió haber sucedido pero no sucedió. El panorama a nivel  nacional es muy malo, cuando vos bajas a la provincia es igual y si seguis bajando, a nivel municipal es igual de lamentable.  Frente a esto hay que empezar a buscar otro tipo de estrategias para tener una comunicación alternativa.

 

¿Cuál es la situación de los medios en Río Cuarto?

 

Hoy los medios de Río cuarto son instrumentos de poder. Hace 30 años que estos medios  están en las mismas manos. Desde el año 87, en la última etapa de Alfonsín, los sectores de la coordinadora radical avanzaron sobre la titularidad de los medios de comunicación de todo el país. En Río Cuarto se quedaron con los tres medios hegemónicos.

 

¿Cuales son los condicionamientos de los medios de la ciudad?

Todos los medios necesitan de la publicidad oficial y eso ejerce presión para que se digan algunas cosas y otras no, para que algunos personajes aparezcan todos los días y otros no aparezcan nunca.  Las publicaciones están muy condicionadas porque hay mucho dinero en juego.

 

¿Existe una solución a la concentración de medios en la ciudad?

Hay que empezar a buscar vías alternativas, en Río Cuarto no tenés una sola radio comunitaria, ni hablar de la televisión en la cual los tres canales defienden un mismo modelo. El público se da cuenta de eso. No por nada cuando parecen alternativas a los medios hegemónicos mucha gente lo busca. De hecho, la radio más escuchada en la ciudad es la radio Imperio que tiene un poder que no tiene Radio Río Cuarto.

 

Por Luciana Colombino

Marcar el Enlace permanente.