El uso público del tiempo libre de los trabajadores riocuartenses (1945-1955)
13190
post-template-default,single,single-post,postid-13190,single-format-standard,bridge-core-2.2.7,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1200,qode-theme-ver-21.4,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

El uso público del tiempo libre de los trabajadores riocuartenses (1945-1955)

El uso público del tiempo libre de los trabajadores riocuartenses (1945-1955)

El uso público del tiempo libre de los trabajadores riocuartenses (1945-1955)*

Por Rebeca Camaño Semprini. Profesora y Licenciada en Historia (UNRC). Magister en Partidos Políticos y Doctora en Historia (UNC). Docente de la UNC e Investigadora de CONICET.

 

En este trabajo final de licenciatura fueron reconstruidas y analizadas diversas actividades de carácter público impulsadas por el Estado y/o agremiaciones obreras en las cuales participaron los trabajadores riocuartenses durante su tiempo libre. Éste se había visto ampliado como consecuencia del proceso de democratización del bienestar impulsado por el gobierno nacional, detrás del cual existía una idea de Estado fuertemente intervencionista en las dimensiones económico-sociales.

La organización y reglamentación del trabajo y el descanso de los trabajadores ocupaban un lugar muy importante y constituían uno de los principales objetivos de las políticas estatales. Entre las situaciones en que convergieron ambas esferas centramos nuestra atención en aquellas ocasiones en que los trabajadores hicieron un uso público de su tiempo libre: las elecciones de la reina departamental del trabajo, los campeonatos nacionales para trabajadores, las conmemoraciones de los 1ro de Mayo y los festejos de los 17 de octubre.

El 17 de octubre de 1945 fue un parte aguas de la historia argentina como pocas otras jornadas, dado que significó la irrupción de los trabajadores en la vida política nacional. A partir de entonces, cada aspecto social y cultural se vio transformado con la llegada del peronismo al escenario político. A los ajenos a este proceso les resultó un tanto difícil digerir esta nueva realidad. Son conocidas las referencias al aluvión zoológico que despertó entre los más selectos de la intelectualidad porteña. Pero también causó revuelo en una sociedad como la de Río Cuarto, mucho más pequeña y menos cosmopolita que la de Buenos Aires, donde se hicieron sentir voces reaccionarias. En los años siguientes no se les perdonó a los trabajadores riocuartenses que llegaran a la Plaza Roca en mangas de camisa y que luego se las quitaran y las enarbolaran en el mástil de la Plaza Olmos como un símbolo de los descamisados. La prensa opositora se horrorizó ante la impertinencia y recordó al 17 de octubre como una noche oscura.

Aunque en la jornada que dio nacimiento a lo que hoy se celebra como Día de la Lealtad no hubo paro en la ciudad –dado que el Comité de Unidad Sindical se declaró contrario a la manifestación a favor de Perón y los trabajadores riocuartenses concurrieron normalmente a sus puestos de trabajo– su significado fue recordado de distintas maneras entre 1946 y la caída del gobierno peronista.

Mientras la primera conmemoración adquirió a nivel local un carácter festivo, en 1947 no se celebró por conflictos al interior del peronismo local y en los años siguientes los festejos se concentraron en la Plaza de Mayo, hacia donde se dirigían en trenes los trabajadores de la ciudad y región. A partir de 1950 la celebración riocuartense se acoplaría con la nacional. La palabra de los líderes de la CGT, de Evita y del presidente Perón en la Plaza de Mayo era retransmitida por altoparlantes en la plaza Roca. Había música y baile, se festejaba remotamente y la virtual inclusión de los trabajadores riocuartenses con los congregados en Buenos Aires reproducía a la distancia la ocupación de los espacios públicos hasta entonces reservados para otros sectores sociales.

 

*Trabajo Final de Licenciatura en Historia (defendido el 02/05/2011 en la FCH-UNRC)