La tecnología en los cuerpos en el ciclo Cine por la Diversidad.
11376
post-template-default,single,single-post,postid-11376,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1200,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

La tecnología en los cuerpos en el ciclo Cine por la Diversidad.

La tecnología en los cuerpos en el ciclo Cine por la Diversidad.

En noviembre, durante todos los martes  del mes, a las 21 horas, el Ciclo Cine por la Diversidad proyectará películas  en dónde los cuerpos están mediados por las tecnologías. El cine siempre fue un medio visionario a la hora de adelantar conceptos futuristas que se normalizarán con el paso del tiempo. Este sería el campo, de la ciencia ficción cuyo protagonistas predilectos fueron tanto los cyborgs como los robots. 

El término cyborg fue acuñado en 1960 por Manfred E. Clynes, y Nathan S. Kline, como “un ser humano mejorado que podría sobrevivir en una atmósfera extraterrestre”. Luego con la literatura, el cine y los videojuegos pasó a ser una referencia normal en la cultura tecnológica. Es una metáfora de las posibilidades que ofrecen los avances de la tecnología, como es la bioingeniería y la inteligencia artificial.

Tomando una idea de Fernando Torrijos Pareja se podría decir que los cyborgs son individuos intermedios, con una parte humana y otras partes transformadas mediante implantes tecnológicos, que logran convertirlos en un tipo de superhombres o supermujeres en diversos aspectos. Eso es lo que se aprecia tanto en los filmes Código 46 como Existenz. Por otro lado tenemos a las cintas Robots stories y Soyonara que tratan de los androides (cuya definición los describe así: “máquina automática programable capaz de realizar determinadas operaciones de manera autónoma y sustituir a los seres humanos en algunas tareas, en especial las pesadas, repetitivas o peligrosas; puede estar dotada de sensores, que le permiten adaptarse a nuevas situaciones”) y de sus relaciones con los humanos. El cine regaló grandes películas encabezadas por inolvidables cyborgs (Robocop, Ex-machina) y robots (la primera cinta en la historia del cine que presenta en superficie a un personaje artificial mecánico -Maria II- es Metrópolis).

Invita: Cátedra Seminario de Integración: Módulo II del profesorado en Educación Física.

Centro Cultural Leonardo Favio (Galería del cine, Buenos Aires 55). Entrada libre y gratuita. Organiza: Secretaría de Extensión de la Facultad de Ciencias Humanas y el Centro Cultural Leonardo Favio.

Martes 5. 21 hs: SALA DOS. Cine por la Diversidad. CÓDIGO 46 de Michael Winterbottom (Inglaterra/ 2003), 93 min (SAM13)

Código 46  se desarrolla en un futuro que a primera vista se parece demasiado a nuestro presente. El código que le da nombre a la película reza que si una pareja tiene compatibilidad genética igual o superior al 25%, no podrá relacionarse sexualmente ni concebir prole. De hacerlo, el feto deberá ser inmediatamente eliminado y ambos sufrirán prisión, o exilio. El mundo de Código 46 está dividido en dos ámbitos absolutamente desiguales, uno de ellos dominado por la tecnología.

Martes 12. 21 hs: SALA DOS. Cine por la Diversidad. ROBOT STORIES de Greg Pak (EEUU/ 2003), 85 min (SAM13)

A través de cuatro historias, la película muestra un futuro próximo dónde los humanos luchan por conectar con un mundo lleno de nadons robots y trabajadores androides.

«Robot Stories» es una película de ciencia-ficción independiente, escrita y dirigida por Greg Pak, un director que ya se había hecho un nombre en el mundo audiovisual, gracias a cortometrajes como «Fighting Grandpa», «Asian Pride Porn» o a la parodia «The Penny Marshall Project».

Martes 19. 21 hs: SALA DOS. Cine por la Diversidad. EXISTENZ de David Cronenberg (Canadá/ 1999), 97 min (SAM13)

En eXistenZ, el juego de realidad virtual, el público real y el de la fantasía cinematográfica se unen, y es que en esta confusión de realidades que se nos plantea entra también el cine, una manera habitual de escapar de nuestra existencia cotidiana, tanto para quienes lo hacen como para quienes lo ven. Interesante reflexión sobre el existencialismo y la realidad virtual, la relación entre el hombre y la máquina, la inmortalidad, la reencarnación y la degradación de los cuerpos, el erotismo y la carne, la paranoia y los crecientes fanatismos, la manipulación genética y las conspiraciones globales.

Martes 26. 21 hs: SALA DOS. Cine por la Diversidad. LA VIGILANTE DEL FUTURO de Rupert Sander (EEUU/ 2017), 107 min (SAM13)

 

La Vigilante del Futuro está basada en el manga de Shirow Masamune y su planteo central no deja de ser interesante: la esencia humana se relaciona con la memoria. La protagonista (Scarlett Johansson) es una hibridación de cyborg y humana que trabaja en una sección de la policía dedicada a atrapar a los personajes más peligrosos para la sociedad. Aquí la memoria es la base de la libertad y de la identidad. No hace falta haber leído el manga o haber visto su llegada al cine en versión animada (Ghost in the Shell, de Mamoru Oshii, de 1995) para entender esta idea, de innegables connotaciones políticas. Y no solo porque se hable (mucho) sobre ella en pantalla.De hecho, las diferencias de origen de los rasgos de los cyborgs y el de los humanos cuyos cerebros los habitan, multiplican las posibles lecturas y uno no puede dejar de recordar los títulos del inicio y la participación china en la producción.