Unas pocas palabras sobre monogamia, amor romántico y amor libre.
13334
post-template-default,single,single-post,postid-13334,single-format-standard,bridge-core-2.2.7,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1200,qode-theme-ver-21.4,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

Unas pocas palabras sobre monogamia, amor romántico y amor libre.

Unas pocas palabras sobre monogamia, amor romántico y amor libre.

Por Abelardo Barra Ruatta*. Filósofo, Facultad de Ciencias Humanas-UNRC. 

Los amores libres tienen la capacidad de deconstruir y desmitificar sentidos, instituciones y prácticas. Aportan una luminosidad que puede ser enceguecedora para los ojos de quienes prefieren permanecer en el mundo engañoso de los prejuicios. Los amores libres poseen la virtualidad de alumbrar qué cosa verdaderamente es lo que llamamos amor, cuando lo entendemos e identificamos con un estado de enamoramiento o apasionamiento arrobador que alimenta al deseo de estar acompañados por quienes despiertan esos estados de encantamiento. Incluso, llamamos amor a esa fuerza que empuja a construir convivencias afectivas de acompañamiento, de compañerismo, de solidaridad, de cooperación. Pero ello no debería impedirnos ver que el amor no es un estado sublime impuesto por los dioses, no es algo que baja de un cielo intangible, ni algo inscripto en un conjetural libro del destino, no es algo que debe concretarse necesariamente con una única persona predeterminada por no se sabe qué prodigiosos designios, tampoco es algo decidido desde los comienzos de los tiempos y para toda la eternidad. Los amores libres vienen a recordarnos que el amor, en toda su grandiosidad y belleza, es el fruto de una eventualidad azarosa. Uno puede enamorarse a sabiendas o sin saber en absoluto porqué ciertas personas ejercen sobre nosotros ese influjo, que, en un primer momento, es indomable e irresistible. La frecuentación o la desesperación por encontrarnos con las personas amadas van haciendo que el deseo se transforme en algo cada vez más poderoso y nos empuje a querer cohabitar erótica y sexualmente con esas personas elegidas en la libertad de lo azaroso. Para una moralidad ingenua, esta descripción de un amor casual que se alimenta de pasión (pero también de la ternura del acompañamiento), puede parecer algo monstruoso, ligero, liviano, indecente. Pero, pensando críticamente, esta concepción ni siquiera tiene la pretensión de destruir al romanticismo lírico o poético que les confiere a los amores una emotiva estética naif. El romanticismo ontológico es el que queda impugnado desde esta visión que sostengo, porque la ontología romántica alude a un sentimiento de pertenencia y propiedad definitivo, determinando que las rupturas amorosas deban ser vistas como pertenecientes a un orden sentimental anómalo que acarrean consecuencias dramáticas (suicidios, muerte, dolor, depresión, melancolía). Los amores libres desmitifican esta condición dramática anexada con fuerza de necesidad al amor, porque ellos abren nuestras posibilidades de amar simultáneamente y con idéntica intensidad a varias personas, permitiéndonos descubrir de ese modo, cuál es la consistencia psico-biológica de aquello que llamamos amor. La idea de dignidad vinculada a las relaciones amorosas monógamas depende de una metafísica de los afectos porque, verdaderamente, toda relación amorosa, que cumpla con aquellos requisitos mencionados un poco más arriba, debe ser considerada ipso facto una relación moral, digna, encomiable. Se trata una vez más de pensar políticamente al amor: el patriarcado monógamo heterosexual encasilla a los individuos en rangos de moralidad diferente, según sea que las relaciones se adecuen o no a la norma intocable, es decir, que estatuye clases entre los individuos cuyo propósito es fundamentar una separación que justifica iniquidades y supeditaciones aberrantes. Contrariamente, el respeto a las decisiones amorosas voluntarias para la conformación de uniones diversas no jerarquizadas entre sí es más apto para dar lugar a una sociedad justa donde cada uno de los individuos posee idénticos derechos para obrar efectivamente.

 

*Abelardo Barra Ruatta es autor de numerosos artículos y de varios libros entre los que se destacan: “Ética Erótica. Política, tecnología y gestión de los placeres”. Prometeo Libros. Buenos Aires, 2020, “El animal que calza. Erotismo del pie y del zapato”. Alción Editora. 2013.; “Biopolítica, biopoder, bioctecnologías. La vida más allá del dolor: los goces de sus promesas”. Editorial Cartografías, 2012; “Sexualidad y política. Otros caminos hacia la liberación”. Compilador, Ediciones Cántaro de Piedra, 2016, entre otros.